La fiesta ya no se lleva

“¿Quedamos a tomar algo que han abierto un bar al lado de mi casa?”

“Pff no tía, qué pereza… me quedo aquí con el Insta que hoy están haciendo muchos directos” …

“¡PERO SI ES SÁBADO JUAN!”

 

Los jóvenes prefieren invertir su tiempo en Internet

Ya no importa que sea sábado, miércoles o lunes, la fiesta ya no se lleva (tanto). Y no lo decimos nosotros (jamás desearíamos semejante drama), lo demuestra el Informe “Jóvenes, ocio y TIC. Una mirada a la estructura vital de la juventud desde los referentes del tiempo libre y las tecnologías”, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD, con el apoyo de Telefónica y Santander.

Este estudio de la FAD revela cómo los jóvenes españoles entre 15 y 29 años prefieren invertir su tiempo en internet antes que salir de casa. Es decir, nuestros jóvenes son cada vez más tecnológicos y menos fiesteros. Un 74,6% afirma que la actividad que más realiza en su tiempo libre es estar en Internet y chatear, en contraposición al 22,7% que prefiere a salir por la noche.

¿Quién participó?

Estos datos se recogieron de una muestra de 2.000 personas de este rango de edad de ambos sexos. La mayoría admitió seguir teniendo ocio, pero en gran medida de forma virtual. Abrir una conversación de WhatsApp ahora tiene más sentido que ir a tomar un café.

Y, es que, en el año 2000, los jóvenes pasaban su tiempo libre con amigos, veían la televisión, consumían música y hacían deporte. Pero, con el avance de las tecnologías estos intereses han cambiado. Más concretamente, según esta investigación, las actividades que los jóvenes prefieren hacer por orden descendente son: chatear y/o navegar por Internet, ver series o películas y, en tercer lugar, pasar tiempo con los amigos.

Además de su forma de ocio, también ha cambiado la forma en la que los jóvenes se describen a si mismos. Mientras que en 2006 se identificaban con valores como el egoísmo, la rebeldía o el consumismo, en este informe de 2019 han destacado el trabajo, la honradez, la responsabilidad y la tolerancia.

¿Son esto malas noticias?

Estos datos demuestran el descenso en las salidas nocturnas, en el consumo de alcohol y de discotecas, y el consiguiente aumento ocio relacional más digital y desde casa. Nuestros jóvenes están cambiando y ellos son el motor de nuestro país, por lo que, si su forma de pensar y de actuar cambia, en definitiva, crean un nuevo mundo.

De esta forma, si los jóvenes van caminando por la calle con sus móviles en la mano, en los transportes aprovechan para mirar sus redes sociales, en sus casas chatean con sus amigos y el resto de tiempo se centran en sus obligaciones… ¿En qué momento leen la publicidad de los panfletos?, ¿cuándo se paran a mirar un escaparate?, ¿cómo les llega la publicidad offline?, la respuesta de DSI es que esto ya es muy difícil que suceda.

Por lo que, esta nueva forma de consumo de la juventud presente, que será nuestro futuro y que está imponiendo unos hábitos en sus siguientes generaciones es y debe de ser la manera en la que las empresas lleguen a su público. La realidad es que llegará un momento, si es que aún no lo hemos hecho, en el que si no tienes presencia en Internet directamente serás invisible.

Esto no son malas noticias, simplemente es el curso natural de la evolución. Hemos pasado por los gruñidos, por los pictogramas, por las palomas mensajeras, por el teléfono… hasta llegar al gran mundo de Internet. Y quién sabe lo que nos deparará el futuro, pero de lo que sí estamos seguros es de la necesidad de adaptarse a todos los cambios que pasan por delante.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *