Bobinas de filamento para impresoras 3D

Lo que años atrás nos parecía algo del futuro hoy es plenamente al alcance de nuestra mano. Las impresoras 3D cada vez gozan de una popularidad mayor, extendiéndose a muchos ámbitos como son el diseño, la cultura o incluso la cocina, dada la cantidad de posibilidades que ofrecen sus características. Uno de sus aspectos más interesantes es que cualquiera puede hacerse con una impresora 3D, idear sus diseños y convertirlos en algo tangible, pero para ello es importante saber qué máquinas podemos adquirir y, por supuesto, qué materiales necesitaremos para llevar a cabo nuestros proyectos.

Es precisamente en el tema de los materiales en el que nos centraremos a la hora de explicar las diferentes opciones de que disponemos. Tanto si eres un principiante en el uso de este tipo de impresoras como si ya las has utilizado, debes saber que en QueCartucho te ofrecen diversas bobinas de impresora 3D, de ABS y PLA de 1kg para realizar tus impresiones 3D. Estas bobinas tienen en común su variedad de colores y su diámetro (1,75 mm), aunque ahora pasaremos a especificar en qué se diferencian.

Las bobinas de filamento ABS (acrilonitrilo-butadieno-estireno) están hechas de un material de plástico de alta calidad que es perfectamente adecuado para su uso en impresoras 3D. A pesar de que comparten el grosor de 1,75 mm del resto de bobinas ABS que puedas encontrar en el mercado, verás que el precio es muy asequible con respecto a buena parte de la competencia. Estos filamentos son compatibles con la mayor parte de las impresoras 3D, y el material de plástico del que están hechos está diseñado para resistir las distintas temperaturas de fusión a las que están expuestos durante el proceso. De esta manera, el producto resulta resistente y manipulable, perfecto para poder llevar a cabo figuras en tres dimensiones para muchos tipos de usos, como por ejemplo con finalidades decorativas.

En esta categoría hay que hablar, además, de las bobinas de filamento ABS de madera Estas bobinas de 1 kg comparten el mismo grosor de filamento que el resto (1,75 mm) y permiten realizar impresiones 3D con una apariencia muy similar a la de la madera tallada, creando un efecto un particular y atractivo que da mucho juego a la hora de pensar ideas. El filamento ABS de madera de QueCartucho está formado por un 30% de madera y un 70% de ABS; su temperatura de fundido ha de superar los 200º, y la de descomposición ha de ser de 270º o más para poder moldearlo a placer.

Por otro lado tenemos las bobinas de filamento PLA (ácido poliláctico), otro material también perfectamente adecuado para su uso en impresoras 3D. Este material, además de ser no tóxico y biodegradable, permite alcanzar y soportar de forma óptima las diferentes temperaturas de fusión; también son más resistentes y su mayor plasticidad permite poderlos manipular sin problemas. El proceso de endurecimiento es rápido y el que presenten una mínima tensión térmica hace que los objetos resultantes del proceso tengan una gran resistencia. El PLA, además, descarta los problemas de distorsión de las figuras en tres dimensiones, ya que es anti warping (no deformable). Igual que las bobinas de filamento ABS, son compatibles con la mayoría de impresoras 3D y se les puede dar una gran cantidad de utilidades.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *