Sistemas alternativos

nube, sistemas alternativosViendo la viñeta que publican los amigos de Cooking Ideas he empezado a reflexionar sobre uno de los argumentos que pueden frenar a los nuevos usuarios de sistemas en la nube. La disponibilidad de los servicios.

Es fácil pensar en el peligro que un problema de conexión puede provocar en nuestro trabajo diario, y ya que es un sistema “nuevo” y desconocido para muchos, es lógico que pongamos en la balanza todos los “contras” que se nos ocurran.

Sin embargo no es justo hacer este tipo de comparaciones sin hacerlas también con los sistemas convencionales que a diario utilizamos. Pongamos un ejemplo, que además es casi real. Es un martes a las 19:30 h. El miércoles tengo previsto salir de viaje a las 5:30 para visitar a mis clientes de la zona de Levante. Estoy preparando los dossieres de producto que les entregaré, y los estoy imprimiendo en mi láser color. De repente la impresora se atasca y el tambor queda dañado al intentar sacar el papel. Conclusión, en un sistema completamente local he quedado bloqueado por uno de sus componentes y o bien tendremos que retrasar nuestras citas o bien renunciar a entregarles los dossieres.

Otro ejemplo que puede ser típico. Lunes a las 9:00 h. Conectamos todos los equipos de la oficina y nos encontramos con que ninguno tiene acceso a Internet y tampoco podemos acceder al programa de gestión ubicado en nuestro servidor local. Tras la llamada a nuestro servicio técnico, que acude de urgencia y provistos de material de recambio, se constata que el error ha estado producido por un fallo en el switch de conexión de la red. Conclusión, un componente electrónico de nuestra red, con un valor menor de 100,00 € ha provocado que toda la oficina haya estado parada al menos un par de horas.

La conclusión que debemos sacar de estos dos ejemplos es que estamos tan acostumbrados a que nuestras máquinas “funcionen” que damos por descontado que siempre lo van a hacer. Y esto es aplicable tanto a sistemas locales como a la nube. Debemos darle a la nube el mismo grado de confiabilidad que le damos a nuestros sistemas locales y evaluar la importancia de la disponibilidad de los sistemas y la eventual búsqueda y provisión de elementos alternativos para aquellos puntos más críticos.

En los ejemplos citados, los sistemas alternativos serían respectivamente el tener más de una impresora de color capaz de imprimir esos dossieres y disponer de un switch de reserva en nuestro cableado.

En el caso de un sistema en la nube, uno de los sistemas alternativos más comunes es el de disponer de un router con conexión 3G por si falla la conexión de Internet convencional.

Y desde luego, en cualquiera de los casos, disponer de un servicio técnico que sea capaz de darnos un servicio rápido y eficaz para diagnosticar y solucionar los problemas que las máquinas, tarde o temprano nos causarán.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *