Servidores dedicados, imprescindibles para crecer

Servidor dedicadoEn la era de la información, todas las empresas precisan potentes equipos y software para gestionar todos los datos sin correr el riesgo de perderlos. Hoy, un error informático no tiene por qué arruinar el trabajo de toda una vida.

La figura del “servidor dedicado” ya es conocida y usada en cualquier sistema informático con más de dos puestos de trabajo. Sin embargo, aún existen reticencias para implantarse en redes pequeñas. En este artículo vamos a desglosar los beneficios de su uso y daremos las claves de su necesidad. Y es que algunos usuarios desconocen los beneficios de esta figura.

En primer lugar, son máquinas cuyo diseño está pensado para un funcionamiento continuo de 24×7, es decir, 24 horas diarias, 7 días a la semana. Cada vez es mas común el acceso a los datos y aplicaciones desde fuera de la oficina por medio de netbooks, pda’s u ordenadores domésticos. Si en la oficina no mantenemos un servidor encendido continuamente, será imposible que podamos acceder a los datos.

En segundo lugar, la integridad de los datos aumenta si se hallan centralizados en una ubicación común. Si se dispone de un servidor con capacidad para almacenar los datos y documentos de los distintos usuarios, se puede planificar procesos de copias de seguridad que garanticen que todos los datos importantes van a ser incluidos en esas copias, sin que cada usuario deba preocuparse por los suyos.

En tercer lugar, disponer de un acceso común a datos y aplicaciones proporciona una posibilidad de colaboración entre los distintos usuarios, que sería imposible sin esta infraestructura. Hay que tener en cuenta que el trabajo en cualquier empresa es imprescindible que sea colaborativo y compartido, un servidor dedicado se hace realmente necesario.

Por último, también se puede reflejar aspectos más técnicos, pero no por ello menos importantes. Las versiones del sistema operativo que se instala en los servidores -Windows 2003 ó 2008 Server, Linux…-,se hallan diseñadas específicamente para ese papel, y contribuyen a proporcionar la necesaria estabilidad en el conjunto del sistema informático. No son sistemas pensados para su uso como S.O. de escritorio, y por lo tanto no se encuentran tan sujetos a la inestabilidad provocada por la interacción continua con los usuarios. Se limitan a interactuar con el hardware de la máquina en la que están instalados y con las aplicaciones y utilidades instaladas. Todo ello les proporciona una gran estabilidad, imprescindible cuando de su funcionamiento dependen todos los usuarios que estén conectados a el.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *