¿ Tu llevas reloj de pulsera ?

Hace un tiempo leí en algún sitio que las nuevas generaciones están aglutinando el uso de distintos dispositivos en los teléfonos móviles (mp3, mp4, agenda, reloj, despertador, consola de juegos, etc.).

En aquel momento vi con claridad casi todos estos usos, pero el del reloj me pasó desapercibido, quizás porque pertenezco a una generación en la que nuestro primer reloj era uno de los regalos de la 1ª Comunión (ya os podéis imaginar mi edad, mas o menos) y lo hemos tenido más como un artículo de lujo que otra cosa. Aún recuerdo la envidia que nos daban los compañeros del colegio que tenían un Casio digital con muchos botones … que tiempos aquellos.

Pues bien, este fin de semana he tenido un shock tecno-cultural a cuenta de los relojes de pulsera. Resulta que yo normalmente uso mi automóvil para desplazarme, por lo tanto no me relaciono con mucha gente en estos desplazamientos (y casi mejor, porque últimamente hay mucha gente nerviosa al volante, y cuando te “relacionas” con alguien, hay peligro para la integridad física de los coches o de las personas) y cuando me bajo del coche es para visitar a mis clientes, de toda la vida, unos un poco más jóvenes que yo y otros un poco mayores (cada vez menos), es decir, más o menos de mi quinta y todos con su reloj de pulsera, incluso alguno con uno en cada muñeca.

Pero este fin de semana he estado en Barcelona y me he movido en metro. Mi sorpresa empezó el primer día. Buena temperatura, mangas cortas, todo el mundo con el brazo extendido para sujetarse a las barras, y me fijo que había muy poca gente que llevase reloj.

Al principio se me ocurrieron dos ideas, la primera era que la gente no llevaba reloj en el metro por miedo a los robos y la segunda fue que quizas no les llegaba para comprar un reloj. Pero con un poco de observación, me dí cuenta de que el error era craso en ambas hipótesis, ya que los que no llevaban reloj tenian unos teléfonos móviles mejores que el mio.

Despues se me ocurrio otra idea, que la gente que va en metro no quiere estár atada a la medida convencional del tiempo y prefieren no estar sujeta a horarios. Pero esta idea la deseche enseguida, cuando tambien con un poco de observación, me dí cuenta de que los que no llevaban reloj a veces iban corriendo y en muchos casos sacaban sus teléfonos para mirar la hora.

Y entonces cai en la cuenta en la verdadera razón de que mucha gente no lleve reloj de pulsera. Es simplemente que lo han sustituido por el del teléfono. Fácil, sencillo, natural.

Creo que son estos pequeños detalles los que nos dan una medida real de la implantación social de determinadas tecnologías y aún más, de lo que el ser humano es capaz de evolucionar al margen de lo que el mercado intente marcarnos, porque sinceramente no creo que a ningún ingeniero ni a ningún especialista en márketing se le haya ocurrido que el teléfono en cuyo diseño estaban trabajando tuviese un uso, aunque fuese residual, como sustituto del reloj de pulsera.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *