Más sobre libros electrónicos

ebookNo se como lo veis vosotros, pero a mi esto de los libros electrónicos (ebooks) me tiene un poco desconcertado. Por un lado ya he tenido que reprimir mi instinto consumista como una docena de veces para no comprar uno (y no se si podré conseguirlo durante mucho más tiempo, dejar de fumar tiene sus inconvenientes), pero por otro lado, y quizas por eso aún no he picado, no termino de tener claro por donde tirará esto.

También influye que confio mucho en mis libreros de siempre (un saludo desde aqui a Pablo, Jose Ignacio, Cesar, Juan Carlos y el resto del equipo) de la Librería París. Pero sobre todo me descoloca leer noticias como las siguientes : por un lado Amazon saca una versión de Kindle para el PC y por otro lado HP nos propone imprimir en papel nuestros libros electrónicos.

Vale con que hay que hacer negocio con lo que se pueda, vale con que la innovación a veces tiene incongruencias, aceptaré pulpo como animal de compañía …, pero a mi esto me suena a la pescadilla que se muerde la cola y me explico :

Con respecto a la versión de Kindle para PC, yo daba por hecho que el gran avance del libro electrónico era precisamente el dispositivo que lo haría realmente “leible”. Que yo recuerde, documentación digitalizada y accesible desde cualquier ordenador existe casi desde que existe Internet. Si Amazon saca una versión para el PC, será porque no esta vendiendo el Kindle físico tanto como tenía previsto o quizas tan solo haya visto un mercado potencial para el contenido bibliográfico, en aquellos que aún no tenemos un lector y además seguimos dándole vueltas a si debemos comprarlo o no. No lo sé, pero en cualquier caso opino que para este viaje no hacian falta tantas alforjas.

Pero la segunda noticia si que me ha teminado de noquear. Yo contaba con que uno de los motores principales de los ebooks era el ecológico. Vamos a dejar de talar árboles para publicar y distribuir el conocimiento y vamos a usar las nuevas tecnologías para ese cambio. Pero fíjate que una vez que hemos conseguido esto, van los que viven de imprimir papel y le muerden la cola a la pescadilla ofreciendonos imprimir aquello que está digitalizado. Vale que es su negocio, pero no suena bien, y además tampoco es innovador, y si no, que se lo pregunten a Lulu, que si ha sabido adaptarse y permite publicar en formato ebook.

En definitiva, supongo que cualquier día de estos por fin no podré resistir mis instintos de tecnoconsumidor y no me quedará otro remedio que hablar maravillas sobre los libros electrónicos, porque ya se sabe, hay que reafirmarse en las decisiones tomadas, aunque sean malas.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *