Control mental de las máquinas

control mentalCada vez está más cerca el futuro que presentaban las series de ciencia ficción que veía de joven. Habrá quien piense que siempre he sido muy crédulo, pero cuando yo veía estas series, la mayoría de los avances tecnológicos que se presentaban (teletransporte, comunicaciones inalámbricas, viajes temporales, etc.) casi nunca me parecían una “paparruchada” siempre los he visto como posibilidades reales que algún día llegarían.

Hoy leemos en el País digital, que un grupo suizo de investigadores, dirigido por un español, ha desarrollado un prototipo de receptor de pensamientos humanos capaz de convertirlos en instrucciones para una máquina.

En primer lugar analicemos que esta noticia esconde en realidad otra también importante: “un español dirige a un equipo de investigadores en Suiza”. José del R. Millán, de 48 años es este científico y en la entrevista publicada por el País digital, acusa directamente a la clase política española de que los continuos recortes en I+D dejan sin contenido las declaraciones políticas acerca de la importancia de la innovación. Él recluta a sus componentes entre los mejores centros de todo el mundo, y en España no hay ninguno.

Posiblemente esta debería ser la autentica noticia, pero como nos dedicamos a la tecnología, no a la política, vamos a seguir comentado la innovación tecnológica.

Ya existían desarrollos en este sentido, pero la novedad estriba en que este sistema es capaz de captar los pensamientos al instante y sin necesidad de repetirlos. Esto libera al “controlador” de estar continuamente repitiendo la “orden”, con el consiguiente cansancio y falta de eficiencia del sistema.

A partir de aquí se abre un interesante abanico de posibilidades. Millán se queja de la falta de interés en esta tecnología por parte de las grandes compañías, ya que el mercado más inmediato está en los discapacitados, que supone un mercado “escaso” como para dedicar recursos privados en inversiones. Sin embargo yo creo que este sistema puede ir más allá y encontrar aplicaciones para todo tipo de usuarios.

Solo se me plantea una duda: diariamente realizamos muchas acciones de “control” de forma totalmente automática e inconsciente. Imagínate controlando mentalmente un vehículo. Ahora que se hace manualmente realizamos decenas de acciones sin que haya un proceso cognitivo de reflexión y decisión (acelerar, frenar, girar el volante, etc.), y si recapacitamos, hay secuencias de la conducción que somos incapaces de recordar posteriormente.

Pues bien, creo que este es el muro que debe superar un sistema de control mental como el que desarrolla el equipo de Millán. Si una persona conduciendo un vehículo con la mente, debiera ser consciente y “ordenar” cada operación y cada maniobra, acabaría agotada a los pocos kilómetros.

Sin embargo, yo soy optimista, sigo creyendo en las series de ciencia ficción y estoy convencido de que el hombre llegará a desarrollar esta tecnología y muchas más si realmente se lo propone y alguien les proporciona la financiación adecuada.

1 Comments

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *