Control de presencia.

Desde los clásicos relojes mecánicos para fichar, hasta los más sofisticados sistemas informatizados de control de tiempos, son muchas las empresas que utilizan algún método para controlar la presencia y tiempo de trabajo de los empleados, pero la mayoría están infrautilizados porque están obsoletos.

Hoy en día, y por un precio muy asequible, cualquier empresa, por pequeña que sea, puede disponer de una de estas herramientas, totalmente automatizadas y de absoluta confianza, ya que los lectores biométricos (huellas dactilares) hacen que sea imposible engañar al sistema.

La información que nos da un sencillo control de presencia informatizado, hace que en cuestión de minutos podamos disponer de información detallada de horas trabajadas, tiempos empleados en descansos, ausencias, entradas y salidas, etc.

En los modelos más completos, también se pueden controlar cerraduras de puertas, haciendo que no sea necesario el uso de llaves para acceder a zonas restringidas.

También se deben valorar en entornos de producción, ya que nos proporcionan un sistema completo y sencillo de captura de datos en planta, para controlar los tiempos de las operaciones.

En definitiva, son sistemas que han evolucionado desde los relojes mecánicos, pero que en la mayoría de las empresas no se han implantado posiblemente por desconocimiento.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *