Como pagar una inversión en TIC

RentingHoy no vamos a hablar sobre productos informáticos novedosos ni vamos a recomendar que compréis un nuevo dispositivo que os va a hacer la vida más fácil. En esta ocasión vamos a dar un para de pistas sobre como pagarlos.

Está claro que la más conocida es la convencional de pago directo al proveedor, pero está claro que esta forma de pago no es merecedora de un post en ningún blog. Vamos a presentar dos métodos de pago muy difundidos pero que hay veces que no nos planteamos.

El primero son los créditos tecnológicos de los Planes Avanza. Estos créditos ya llevan unos años en funcionamiento y son uno de los métodos que ha puesto en marcha la administración para fomentar el uso de las TIC entre las PYMES españolas. La mecánica de tramitación y el coste los hace realmente atractivos para cualquier empresa que necesite invertir en renovación o crecimiento tecnológico. El coste financiero es del 0%, ya que es la administración la que corre con ese coste y la tramitación es prácticamente la misma que cualquier crédito convencional. Los importes a financiar se elevan hasta los 30.000,00 €, por un plazo de 3 o 5 años y son las entidades financieras (bancos y cajas) las que se encargan de tramitarlos. En caso de que os interese, os recomendamos que os pongáis en contacto con los bancos o cajas con los que trabajáis habitualmente para que os informen sobre la disponibilidad de fondos.
Es importante no descuidarse, ya que los fondos que se asignan son anuales, y en el momento en que se agotan no se renuevan hasta el año siguiente. Sin embargo, ya que se permite la financiación de inversiones realizadas de hasta 12 meses anteriores, el que no haya fondos disponibles ese año no debe ser óbice para retrasar la inversión si realmente es necesaria.
Se debe tener en cuenta que se trata de operaciones crediticias y que el riesgo lo asumen las entidades financieras, por lo tanto son ellas las que aceptarán o rechazarán la operación y las que nos exigirán las garantías que consideren necesarias.
Por otro lado también debemos tener en cuenta si nos interesa o no el reflejo de un crédito en nuestra contabilidad, a la hora de compararlo con otros métodos de financiación.

La segunda fórmula para “financiar” una inversión en TIC es el renting. Hemos puesto “financiar” entre comillas porque un renting, realmente no debería ser considerado una forma de aplazar el pago de un bien. Realmente es una fórmula de alquiler de su uso y yo siempre recomiendo a mis clientes que lo tengan muy presente y que cambien su mentalidad: si firman un renting deben ser conscientes de que no van a tener la propiedad del servidor, equipo multifunción, etc. Estarán firmando un contrato de alquiler para un periodo de tiempo concreto, durante el cual tendrán derecho al uso del bien alquilado y cuando acabe el contrato, lo lógico será sustituirlo por otro nuevo, también el alquiler, por el que seguiremos pagando la cuota que se pacte, y así mientras sea necesario el uso de ese bien, no hasta que se averíe o necesitemos otro con características técnicas más avanzadas.
Desde el punto de vista contable, este método nos libera de amortizar los bienes adquiridos, y además nos permite contabilizar el alquiler como cualquier otro gasto convencional, además de que la operación no constará como un crédito.

Si tenéis cualquier duda, estaremos encantados de intentar resolverla.

1 Comments

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *