¿ Capricho o necesidad ?.

Uno de los dispositivos que mas éxito está teniendo en los últimos meses es el denominado Netbook, que no deja de ser un ordenador portátil, pero reducido a la mínima expresión, tanto en dimensiones como en potencia y por supuesto en precio.

Prácticamente todos los fabricantes han lanzado su gama de Netbooks y están obteniendo un notable aumento de ventas.

Sin embargo, considero que es prudente hacerse la pregunta que da título a este artículo. ¿ Es realmente un producto válido o es solo un capricho de compra compulsiva para los tecnoadictos ?.

Como casi todo en la vida, la respuesta no es única y voy a intentar dar argumentos para responder en ambos sentidos.

En primer lugar, es cierto que somos legión los que buscamos un dispositivo lo suficientemente ligero y pequeño como para poder llevarlo siempre con nosotros y que nos mantenga continuamente on-line y que además no vacíe nuestros cada vez mas mermados bolsillos. Para aquellos que encajemos en esta definición, este puede ser un buen producto, siempre y cuando no necesitemos mucha potencia de proceso y seamos lo suficientemente organizados como para apañarnos con un disco duro mas pequeño que a los que últimamente estamos acostumbrados.

En segundo lugar están los usuarios que no por adicción, sino por necesidad profesional, han encontrado en este tipo de dispositivos una herramienta suficientemente económica y manejable como para usarla a diario. Entre ellos se encuentran los sufridos comerciales, y cualquier profesional que pase una gran parte de su jornada laboral fuera de su puesto de trabajo y necesite consultar y gestionar datos continuamente.

Por último han de tener mucho cuidado aquellos usuarios actuales de portátiles que manejen aplicaciones con ciertos requerimientos de potencia y memoria, ya que si se dejan cegar por el precio y la aparente comodidad de estos dispositivos, se encontraran con un capricho al que no podrán darle la utilidad que buscan. Para estos usuarios, los fabricantes también tienen soluciones de movilidad ligeras y potentes, pero por desgracia no tan económicas.

Como con cualquier compra, aconsejo que a no ser que se tenga muy claro el uso que se le va a dar y que realmente cumple con los requerimientos necesarios, el potencial comprador se dirija a un profesional que le aconseje, antes de tomar la decisión.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *