¿Qué hacer en tu primer día de trabajo?

Primer día de trabajo

 

 

El primer día de trabajo, en ocasiones y depende de la persona, es más temido incluso que las entrevistas o los procesos de selección. Miedo a no saber manejarte con las herramientas que utilices, a no caer bien a tus compañeros, miedo de cometer algún error apenas comienzas a realizar tu tarea, etc.

 

Para que esto no suceda, o por lo menos hacer todo lo posible para evitarlo, debemos seguir unas pautas que a continuación os detallamos:

– El tema de la vestimenta. Este tema aunque no lo parezca, es importante. Debemos vestir acorde a nuestro puesto de trabajo, sin querer destacar por encima de nadie. Evitaremos los colores llamativos, o las prendas muy extravagantes.

Puntualidad. SIEMPRE debemos ser puntuales, pero el primer día, es posible que muchas miradas estén puestas en ti, así que empieza a ganarte la confianza de la gente. No llegues tarde.

Preséntate. Es casi seguro que la persona que te ha contratado, hará las presentaciones, pero si no es así, no dudes en presentarte a tus compañeros. Es recomendable llevar siempre un bloc de notas y un lápiz, para anotar los nombres y las áreas a las que pertenece cada uno. Así, será más fácil acordarnos de todos ellos.

Presta atención. Que no se te escape nada de las explicaciones recibidas. Además de anotar los nombres de tus compañeros, ese bloc nos servirá para tomar nota de todo cuanto se nos diga. Tareas a realizar, horarios, usuarios y contraseñas para tu puesto de trabajo, etc.

– Aunque muestres decisión en tus actos, no asumas responsabilidades sin preguntar antes. Es normal que los primeros días tengamos miles de preguntas para nuestros compañeros y superiores, además, es preferible esto, a cometer un error por creer que no nos hace falta saber más.

– Si tienes tiempo de descanso, tómatelo. Puedes aprovechar para interactuar con tus compañeros. Conocerlos y que sepan más de ti. Tampoco abuses de las paradas para tomar café, comer, etc.

– Cuando llegue tu hora, antes de irte, revisa que todas tus tareas estén terminadas, pregunta si debes hacer algo más o puedes ayudar a algún compañero a terminar algo. El que a la hora en punto, te levantes y te vayas dejando las cosas sin terminar, dará una mala imagen de ti.

Despídete. No te vayas sin decir nada a nadie. Además, es posible que tu jefe o la persona que te contrató, quiera saber cómo ha sido tu día. Si no te encuentra, y alguien le dice que te has marchado ya, será un punto negativo difícil de quitar.

¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario