Analizando el exito del Gangnam Style

Hace unos días el popular videoclip que esta arrasando en Internet, “Gangnam Style” del rapero surcoreano Psy, salto a las noticias por haber batido el record Guinness de visionados en Youtube. Este videoclip acumula en su canal oficial 280 millones de visionados y 2,8 millones de “me gusta”, superando ampliamente a sus rivales más cercanos: el vídeo Party Rock Anthem, de LMFAO (1,5 millones de ‘Me gusta’); Baby, de Justin Bieber (1,3 millones), y Rolling in the Deep, de Adele (1,2 millones).

Gangnam Style
Gif via Atlantic, Reddit.
 
Este vídeo ha catapultado al estrellato a Psy, cuyo nombre real es Park Jae-sang, siendo el tema numero 1 de descargas en Itunes y obteniendo una considerable atención en el pasado MTV Video Music Awards celebrado en Los Angeles.
Con un ritmo pegadizo y mucho humor irreverente, el videoclip se ha convertido en un fenómeno dentro y fuera de Corea del Sur habiendo pasado tan solo dos meses desde su lanzamiento. De hecho podemos encontrar decenas de versiones y parodias en Internet, la versión con el Ecce Homo de Borja me parece brutal, y artistas como Nelly Furtado en un concierto o Britney Spears en el show de Ellen DeGeneres han bailado el “Gangnam Style”.
Todo un ejemplo de contenido viral, pero ¿ha sido casual?
Ayer llegué a este artículo de Harvard Business Review donde analizan el éxito de este vídeo. Algunos puntos muy interesantes:

  • El videoclip carece de copyright, esto favorece la viralidad al no haber problemas en versionarlo o modificarlo. El video original ha sido visto 280 millones de veces pero si contamos todas las versiones y partes del mismo que han circulado por las redes sociales imagina el alcance real que ha tenido.
  • El baile “del caballo”, como ha sido llamado, no es una coreografia hecha por un profesional, el rapero se puso en contacto con comunidades de baile de Corea del sur para crear a través de Crowdsourcing un baile divertido que fuera fácil de aprender para cualquier persona.
  • El “Gangnam Style” en realidad se burla de cómo el hombre común fantasea sobre la vida lujosa, simbolizada por la zona de alto standing en Seúl conocida como “Gangnam”. El anti-materialismo en el momento de una recesión global ha ayudado a ampliar el atractivo de la canción.

Así que veamos, tenemos una canción con un ritmo pegadizo, una letra sencilla que toca temas actuales y con los que conectamos, una coreografía diseñada conjuntamente con muchos “expertos” para ser divertida y fácil de aprender, y para terminar facilitamos todo lo posible que el contenido sea compartido, dejando libertad a los usuarios para que lo modifiquen a su gusto. Un excelente punto de partida.
¿Y el objetivo? Creo que está claro, rapero de 34 años que no encaja demasiado en el arquetipo Coreano, donde abundan los artistas tipo Backstreet Boys o Justin Bieber, que busca saltar al estrellato y conseguir lo que ningún artista Coreano había conseguido hasta ahora, triunfar en Estados Unidos. ¿Objetivo cumplido? sin lugar a dudas.
Esto nos enseña (una vez más) lo importante que es analizar el entorno, conocer a fondo los medios de comunicación 2.0, un buen estudio con grupos de interés y una buena planificación de contenidos para conseguir que nuestros mensajes lleguen al mayor numero de usuarios posible.
Y que por otro lado, conseguir viralidad cuesta mucha planificación y trabajo y no se consigue haciendo (solo) un vídeo graciosete.
¿Estas de acuerdo?
 
Fuentes:
Hardvard Business Review
Washington Post 
The Atlantic

2 Comments

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *